El destino

Estándar

Nunca me ha gustado esta palabra. Es como un cárcel en la que estás atado con cadenas sin poder moverte y sin respirar el aire libre bajo el sol. El destino siempre juega contigo como si fueras una marioneta tonta y sin vida. Te sientes sucia por no poder cambiar nada, sin el poder de expresarte. Te duela el alma e intentas gritar, pero cuando estás atado a los hijos del destino, nadie te puede escuchar.

Oana María Bodea, 3ºB

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s