Archivo de la etiqueta: Creaciones de los alumnos

El destino

Estándar

Nunca me ha gustado esta palabra. Es como un cárcel en la que estás atado con cadenas sin poder moverte y sin respirar el aire libre bajo el sol. El destino siempre juega contigo como si fueras una marioneta tonta y sin vida. Te sientes sucia por no poder cambiar nada, sin el poder de expresarte. Te duela el alma e intentas gritar, pero cuando estás atado a los hijos del destino, nadie te puede escuchar.

Oana María Bodea, 3ºB

 

Anuncios

El dragón de agua

Estándar

Aquí os presento la maravillosa obra literaria que ha escrito nuestro compañero Juan María González Royán. Se trata de un cuento que tiene como protagonista a un dragón.
Podéis leer elprincipio y si queréis seguir leyéndolo, no tenéis nada más que pedirle que os lo deje. Juan Mari va a participar en un concurso con este cuento, por lo que todos le deseamos muchísima suerte.
¡Suerte, Juan Mari!

EL DRAGÓN DE AGUA

Hace mucho tiempo, en la Edad Media, había un grupo de dragones. Eran por lo menos doscientos dragones. Su altura era de cincuenta metros, con dos grandes alas con las que podían provocar un viento muy fuerte. Sus colmillos estaban afiilados. Tenían unos ojos grandes y su color de piel era rojo. Podían escupir fuego hasta quemar un bosque entero…


Pensamiento

Estándar

Enredando en la red, acabo de encontrar un pensamiento que quiero compartir con vosotros:

“Los mejores momentos de la lectura son cuando encuentras algo, un pensamiento, un sentimiento, un enfoque que creías especial, propio sólo de ti, y ahí está, expresado por otro. Alguien que no conoces, tal vez muerto hace tiempo. Y es como si una mano se hubiera acercado a coger la tuya. ”

El blog en el que lo he encontrado se llama Librosfera, y es magnífico para los amantes de los libros. Pincha aquí si quieres y te invito a conocerlo.

El trenecito (y los procedimientos rítmicos)

Estándar
Chucu-chucu-chu el tren va corriendo
chucu-chucu-chu al compás del viento.
El tren sube a la sierra y va al cielo.
El vagón sube la cima y va a las nubes.
No se toma ni un respiro
sino que sigue a su ritmo.

Chucu-chucu-chu el tren va por la vía,
chucu-chucu-chu de noche y de día.
Chucu-chucu-chu acaba el trayecto,
chucu-chucu-chu con mucho afecto.

Manuel Jesús Gómez León, 2º D

El cuento de los cuentos

Estándar

– Querido cuentista, quiero que un cuento me cuentes.
– Si quieres que yo, tu querido cuentista, un cuento te cuente, un cuento te contaré. Te contaré el cuento de los cuentos.
– Querido cuentista, ¿el cuento de los cuentos?
– En el lejano Oriente, oculto tras una enorme gruta, se hallaba el palacio más bello jamás imaginado.
Ese palacio estaba habitado por el rey Agorán, el gruñón, como fue apodado por sus súbditos.
El rey Agorán poseía todo lo mejor del mundo: la mejor comida, la mayor felicidad, las mujeres e hijas más bellas… Pero aun teniendo todo esto, no estaba conforme y pensaba que su vida era demasiado tranquila, demasiado aburrida.
Un día, ya no aguantaba más y decidió robar todas las historias del mundo que merecieran la pena para hacerlas suyas y encerrarlas para siempre en un libro mágico.
Recorrió todo el mundo robando historias hasta que llegó a la historia más fascinante, maravillosa y fantástica que podía robar.
La historia se encontraba en la cima de una alta montaña.
El avaricioso rey comenzó a subir a la cima de aquella montaña con el enorme libro a cuestas.
Iba paso a paso, con tan mala suerte, que tropezó con una enorme piedra dejando escapar todas las historias que hoy llenan el mundo, con sus amores, desamores, fantasías, alegrías, tristezas, que dan ese pequeño toque de felicidad a nuestras vidas, y, que al leerlas u oirlas nos permiten dejar volar nuestra imaginación adentrándonos en mundos de ensueño.

Lorena Rejano Hernández, 2ºC

Flores

Estándar
Tengo un rosal
que crece en mi corral,
cuando lo riego
crece más y más,
cuando no, deja de

brotar.Al lado de las margaritas
y encima del tulipán,
cuanto más las riego

crecen más y más.

Son de todos los colores
unas rosas, otras lilas y
otras verdes y amarillas.

Florecen en primavera,
como el heno en la era.
Están frescas y dora-
das como mariposas aladas.

Mª de Gracia Durán, 2ºD