El Romancero

Estándar

Aprovechando que tanto en 1º de ESO como en 1º de Bachillerato estamos viendo los romances, aquí tenéis información muy útil que os servirá para estudiar y sintetizar lo que hemos visto en clase.

El romance es una composición poética de carácter épico-narrativo nacida para ser cantada, formada por versos octosílabos con rima asonante en los pares y cuyo origen se encuentra en los cantares de gesta. El interés por éstos, con el paso del tiempo, fue decayendo y sus fragmentos más atrayentes fueron transformados en romance mediante la ruptura de cada uno de los versos de aquél en dos partes para formar cada uno de los versos del romance.

Se denomina Romancero al conjunto de romances cantados por los juglares desde finales del siglo XIV hasta el siglo XV. Los escritos durante los siglos XV y XVI por autores conocidos, como Cervantes, Lope de Vega, Góngora o Quevedo, forman el Romancero Nuevo.

El romance es una composición creada por la colectividad, por lo que su autor es anónimo y constituye también la razón de que existan múltiples versiones de un mismo romance.

Por su tema, los romances pueden clasificarse en:

  1. Tradicionales: Provienen de un hecho histórico o de los cantares de gesta.

  2. Juglarescos: Su origen es diferente de los anteriores.

    1. de Tema francés:

      1. Carolingios: cuentan las hazañas de Carlomagno y otros personajes de su corte.

      2. Bretones: recogen las leyendas del rey Arturo y los caballeros de la Tabla Redonda.

    2. Noticieros: Vienen derivados de la convivencia con los árabes y pueden ser fronterizos y moriscos.

    3. De invención: Fruto de la imaginación de los autores.

      1. Líricos: Tratan el tema amoroso y la expresión de sentimientos. Predomina la descripción y la acción es escasa.

      2. Novelescos: Destaca el elemento narrativo, la ficción y el diálogo entre los personajes.

Por su estructura, el romance puede ser:

  1. Romance-cuento: relata una historia completa de principio a fin.

  2. Romance-escena: se concentra en un momento concreto de la acción.

Los romances presentan rasgos de estilo propios de la tradición oral:

  1. Uso de arcaísmos.

  2. Alusión a los oyentes.

  3. Utilización del fragmentarismo o truncamiento: la acción se interrumpe al final, dejando el desenlace a la imaginación del oyente o lector.

  4. Variedad en las formas verbales, mediante la aparición de distintos tiempos en un mismo romance.

  5. Uso de fórmulas para expresar sentimientos, circunstancias espaciales y temporales, etc.

  6. Lenguaje sencillo y con gran capacidad de sugerencia.

  7. Uso de repeticiones, paralelismos y aliteraciones.

    Y en este vídeo podéis escuchar el Romance del Conde Olinos que hemos leído en clase interpretado por Washington Carrasco y Cristina Fernández:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s