El cuento de los cuentos

Estándar

– Querido cuentista, quiero que un cuento me cuentes.
– Si quieres que yo, tu querido cuentista, un cuento te cuente, un cuento te contaré. Te contaré el cuento de los cuentos.
– Querido cuentista, ¿el cuento de los cuentos?
– En el lejano Oriente, oculto tras una enorme gruta, se hallaba el palacio más bello jamás imaginado.
Ese palacio estaba habitado por el rey Agorán, el gruñón, como fue apodado por sus súbditos.
El rey Agorán poseía todo lo mejor del mundo: la mejor comida, la mayor felicidad, las mujeres e hijas más bellas… Pero aun teniendo todo esto, no estaba conforme y pensaba que su vida era demasiado tranquila, demasiado aburrida.
Un día, ya no aguantaba más y decidió robar todas las historias del mundo que merecieran la pena para hacerlas suyas y encerrarlas para siempre en un libro mágico.
Recorrió todo el mundo robando historias hasta que llegó a la historia más fascinante, maravillosa y fantástica que podía robar.
La historia se encontraba en la cima de una alta montaña.
El avaricioso rey comenzó a subir a la cima de aquella montaña con el enorme libro a cuestas.
Iba paso a paso, con tan mala suerte, que tropezó con una enorme piedra dejando escapar todas las historias que hoy llenan el mundo, con sus amores, desamores, fantasías, alegrías, tristezas, que dan ese pequeño toque de felicidad a nuestras vidas, y, que al leerlas u oirlas nos permiten dejar volar nuestra imaginación adentrándonos en mundos de ensueño.

Lorena Rejano Hernández, 2ºC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s